Branding y diseño editorial para pequeños negocios.

Cómo elegir un buen diseñador gráfico con acierto

Todo lo que tienes que tener en cuenta para elegir a tu diseñador ideal.

 

¿Trabajar con un diseñador te da más trabajo que te quita?
¿Vives cómo una tortura la entrega de información?
¿Odias tener que responder a las preguntas de un Briefing?
 ¿Procrastinas el momento de empezar a buscar a tu diseñador porque no sabes que tienes que tener en cuenta?

 

Cómo elegir un buen diseñador gráfico, no es tarea sencilla, pero siguiendo los pasos que voy a compartir contigo te resultará más sencillo.

La verdad es que este post lo escribo desde mi experiencia después de observar y escuchar las vivencias de mis clientas, por eso he querido escribir este artículo. Ocurre con mucha, mucha frecuencia, —incluso ahora, puede que estés pasando por ello.

Me refiero a la «experiencia cómo cliente», que vive una persona cuando decide contratar los servicios gráficos para su negocio, marca, logo, web o cualquier otra pieza gráfica que implique transmitir en el diseño la personalidad del emprendedor y de su marca.

Por defecto profesional mi primera fase en todo proyecto es tener una conversación antes de cualquier otro planteamiento con mis clientas porque considero que es en la esencia de la persona donde se esconden las grandezas de una marca. Muchas veces me comentan haber tenido una mala experiencia al trabajar con otros diseñadores.

Las prisas y la responsabilidad que sentimos los diseñadores de cumplir los tiempos de entrega, unido a un alto volumen de demanda, hace que se pase de puntillas por este primer momento de conversar y conocer más a fondo al cliente.

Otras veces, puede deberse por cometer el error de enfocarse en los aspectos creativos y técnicos del diseño, o en el peor de los casos, cuando el principal interés reside en el factor económico.

Afortunadamente la mayoría de los diseñadores no somos así, pero los hay, y además también hay un tipo de cliente que es adecuado para este estilo de servicios. A menudo suelen ser clientes que quieren algo rápido, superficial y muy económico. Así que, como dice el dicho “siempre hay un roto para un descosido” y eso está genial.

El problema surge cuando das con este tipo de diseñadores, pero tú no eres el «descosido». Es entonces cuando aparece el lío como cliente y cómo diseñador.

Cómo elegir un buen diseñador gráfico

 

Como cliente es perdonable, sobre todo si antes nunca has contratado a un diseñador. Para evitarte esto sirve este artículo.

Como diseñador no tiene perdón  porque como profesionales debemos ser capaces de identificar a qué clientes vamos a poder ayudar realmente y a quién no. Debemos ser valientes para decir muy educadamente:  “no eres mi perfil de cliente, lo siento, pero es mejor para los dos”.

 

Para esto hay que tener “un par bien puesto” y mucha honestidad para renunciar a un proyecto que además puede que nos encante a priori. Sin embargo, una retirada a tiempo, a largo plazo nos proporcionará calidad, credibilidad, confianza y profesionalidad de cara a nuestros clientes. Sobre todo ahorrará disgustos a ambas partes.

Existen algunas emociones que invaden y rondan al cliente, casi siempre, en todo el proceso creativo desde que contacta el cliente con el diseñador hasta que finaliza el proyecto. Aunque hay muchas más de las que yo comento aquí, en su mayoría suelen ser las siguientes:

 

1. Aburrimiento en la elaboración de su propio Briefing.

Cuando el diseñador envía el Briefing a su cliente, obviamente lo hace con la inocente convicción de que lo cumplimentará con una cierta prisa y que se lo enviará cuanto antes para comenzar a trabajar. Sin embargo, aquí reside uno de los primeros errores que cometemos los diseñadores.

Cuando me dí cuenta de que mis clientas se demoraban en la entrega de la información que necesito para diseñar con la calidad que busco, me pregunté:  ¿por qué está ocurriendo esto?,  si se supone que quieren conocer su marca, sus valores, su misión y todo lo que exploramos en un “Buen Briefing”.

Pero resulta que al hombre no le gusta caminar sólo. Necesitamos ir de la mano porque el camino se hace más enriquecedor, divertido y motivador.  Es aquí donde implementé mi propio proceso para la Fase Briefing Esencial de mi estudio. Y he de decir que ha sido revelador y he conseguido hacer del Briefing una experiencia única.

 

2. Ansiedad por cómo quedará su diseño.

“De aquellos barros tenemos estos lodos.” dice otro gran dicho.

Si tu diseñador dedica tiempo al principio para conocerte, conversar a cerca de como será trabajar con él o ella, esta ansiedad desaparece por completo. Pero no sólo eso, es que además el proyecto necesita continuidad, es decir, bajo mi propio estilo para cada Proceso Creativo no me planteo ni por un segundo que mi cliente no forme parte de él. Es que, es de cajón.

Esto evitará sorpresas desagradables, seremos más productivos, el proyecto no perderá enfoque y además permitirá ir haciendo los pequeños ajustes sobre la marcha.

 

como elegir un buen diseñador-

La clave es crear un proceso creativo codo con codo:

C O N T I N U I D A D

A C O M P A Ñ A M I E N T O

E L      V A L O R     I N T A N G I B L E

    S E R    P A R T E    D E L     P  R O C E S O

 

 

3. Incertidumbre porque el cliente no sabe cómo va el diseño.

No nos gusta nada la incertidumbre. Como muy acertadamente dijo Tito Livio “Mejor cosa y más segura es una paz cierta, que una victoria esperada. Una está en tus manos; la otra, en la de los dioses.”

Y yo digo,  “Una está en tus manos, y la otra, en las manos de tu diseñador.” Es de toda lógica pensar que tu inversión no incluye sólo un diseño, sino que lleva implícito un servicio de calidad, y esto se consigue con un servicio integral. Al menos así lo veo yo.

Dar por hecho que el diseñador te mantendrá conectado con tu proyecto es lo deseable, pero no siempre es así y es importante que cuando elijas  a Tú diseñador te percates de este aspecto.

Puedes preguntarle sencilla y abiertamente de que modo trabajareis y cómo te va informar de los avances. ¡Simple!. Sólo con su respuesta sentirás si es tu mejor opción. Ante la duda mi recomendación es, busca a otro.

 

4. Miedo a que no guste el diseño Después de invertir su presupuesto.

Esta sensación no la he vivido nunca con mis clientas pero sólo de pensarlo ya se me ponen los pelos de punta si me pongo en los zapatos del cliente. Creo que como yo soy bastante exigente a la hora de solicitar un servicio, hace que también lo sea al ofrecerlo. Encuentro ahí la lógica.

El miedo a que tu diseño no te guste desaparece si hemos hecho bien los pasos anteriores, es decir, si hemos conectado, sabemos como vamos a trabajar juntas, y además, si existe continuidad el miedo desaparece de un plumazo.

Sólo sentirás miedo a un resultado no esperado, si percibes que no tienes el control sobre como va el proyecto. La incertidumbre siempre provoca miedo, ya que, tendemos a pensar mayormente en resultados negativos. Sencillamente nos viene de serie por pura supervivencia. Evitarlo es sencillo, aunque implica más compromiso por las dos partes, obviamente.

5. Decepción ante el resultado por haber faltado información importante en la fase del Briefing.

La decepción es algo que sobrevine ante un resultado esperado y que no cumple tus expectativas. De nuevo si hemos realizado todo con mimo, atención y continuidad, el resultado sólo puede ser exitoso.

De todas formas si esto te ocurriera alguna vez, que espero que no, estoy segura que tanto tu diseñador como tu podréis llegar a un acuerdo. Ten en cuenta que los diseñadores amamos nuestra profesión independientemente del estilo de cada uno en la forma de abordad sus servicios.

Ningún diseñador desea una mala experiencia con su cliente y mucho menos un resultado decepcionante. Es lo peor que nos podría pasar, pues cuando diseñamos, no sólo lo hacemos desde los aspectos técnicos, sino que lo hacemos con una parte de nosotros muy personal y emocional, de modo que si tu te decepcionas, probablemente tu diseñador también viva esa decepción y siempre querrá revertir el resultado.

Cómo ves contratar un diseñador es algo muy personal, es como cuando vamos al dentista “No nos sirve cualquiera” necesitamos sentirnos seguros y tener la certeza de que todo irá bien. No nos importa pagar más cuando conseguimos beneficios intangibles de gran valor, como atención personalizada, mimo, cercanía y amabilidad.

 

Consejos para elegir un buen diseñador gráfico

 

1. Elegir por recomendación, no siempre funciona.

Da más importancia a aspectos que a tú vas ha necesitar de tu diseñador.

Por ejemplo, si tu naturaleza es tenerlo todo controlado y necesitas saber de tu proyecto, puede que no te sirva el diseñador que te han recomendado, sencillamente porque quien te lo recomendó simplemente buscaba un diseño nada más. Entonces, si tu quieres un diseño hecho con mimo y con el que conectes  —porque sabes que si conecta contigo, conectará con tus clientes ideales—, no te queda otra que buscar al tuyo.

 

2. Ten una reunión exploratoria con tu diseñador

Es posible que esta sesión tenga un coste razonable.

Obviamente el diseñador invierte un tiempo y es tiempo que no está ejecutando en su estudio mientras realiza esta entrevista. Pero será un precio razonable y equilibrado.

Además, cuando un diseñador valora su tiempo y lo tiene integrado en su proceso de trabajo como algo necesario para ofrecer calidad a sus clientes, ya te da indicios que no es un “diseñador a granel”.

Cómo elegir un buen diseñador gráfico

 

 

EL PROCESO DE DISEÑO DE TU MARCA ES UNA DE LAS EXPERIENCIAS MÁS BONITAS, EMOCIONANTES E INTENSAS QUE VIVE UN EMPRENDEDOR

La clave es crear una experiencia

 

M O T I V A D O R A

F E L I Z

T R A N Q U I L A

S E N C I L L A

 

 

3. Ten a mano las preguntas que necesitas responderte, para decidir.

Es importante que antes de realizar la sesión valores que información te hará seguir adelante con el diseño.

En esta reunión puedes preguntarte aspectos de cómo vais a trabajar, como intercambiareis información, cuáles son los tiempos con los que trabaja, cómo se realizaran las modificaciones dentro del proceso, etc.

Te conviene no quedarte con ninguna duda. Normalmente el diseñador te facilitará toda esta información y más que no se te haya ocurrido y que será muy valiosa para tí. Confía en él o ella. Ten en cuenta que si realiza estas reuniones con sus clientes ya sabe como ayudarte despejar dudas.

 

4. Lo que debes llevarte de esta reunión.

Cada diseñador tiene un objetivo con esta reunión, de modo que hablaré por mí y l,o que yo implemento en nuestra primera reunión. Yo la llamo Café con Briefing Esencial. Su duración es de 1h y este es un pequeño listado de lo que llevas en una primera reunión conmigo.

  • Claridad para decidir si finalmente trabajamos juntas.
  • Los pasos que vamos a realizar, tiempos de continuidad y cómo vamos a compartir la información y los avances.
  • Cómo te voy a acompañar en el orden y dirección de arte del proyecto .
  • Exploración de tus necesidades tanto del diseño que deseas como, lo que necesitas de mí para estar completamente cómoda.
  • Qué podría salir mal y cómo lo vamos a solucionar.
  • Expectativas del proyecto.
  • Realización del Briefing con mi ayuda para que ya te vayas con ese paso tan pesado realizado.
  • Mis consejos y  recomendaciones para convertir tu idea un un resultado excelente.
En definitiva, tienes que salir de la reunión como una niña con zapatos nuevos

Cómo elegir un buen diseñador gráfico

 

Una vez realizada esta reunión además de tener claro si continuas o no con tu diseñadora saldrás muy probablemente con las ideas muy claras y realistas de aspectos muy importantes para tu marca.

Ya sabes, si te encuentras en el momento de búsqueda de diseñador, puedes probar conmigo y estaré encantada de que nos conozcamos. Siempre lo hago de forma muy flexible, sencillo y muy cercano.

Envía tu petición y te daré acceso a la sala online para que nos conozcamos y comenzar cuanto antes con uno de los grandes pasos de un negocio. La construcción de su Identidad y de su Imagen Corporativa.

Espero haberte ayudado, no te marches sin compartir tu experiencia,

¿Te sientes identificada con las preguntas del post?
¿Has pensado alguna vez, ¡OH, horror! tengo que envíar la información a mi diseñadora?

¡ES EL MOMENTO DE HABLAR!

 

Nos vemos muy pronto en el siguiente post.
Haz uso de la cajita de comentarios si quieres dejar tu opinión, pregunta o simplemente para decir hola.

Beso grande😊
Marian

Post A Comment