Branding y diseño editorial para pequeños negocios.

12 + 7 consejos para combinar fuentes como un diseñador

Benditas reglas y bendita la rebeldía para romperlas. Es posible que sólo leyendo hasta aquí, te hayas echado las manos a la cabeza, pero espera, ¡que me explico!

Sobre arte y diseño, no dudo que existen algunas reglas que ayudan a que un diseño sea realmente coherente, cohesivo original, y desde luego puede haber algunas mejores prácticas que otras. Sin embargo, ningunas de estas reglas deben servir para bloquear la creatividad. Creo que romper las reglas siempre es una posibilidad en el contexto correcto. La pregunta es  ¿cómo hacemos entonces para aprender a combinar de manera efectiva las fuentes?

Existen algunas pautas que han demostrado haber funcionado muy bien a lo largo de la historia del diseño y es lo que vamos a utilizar como punto de partida. A  partir de ahí, podremos sentirnos cómodos probando más allá de esos conceptos básicos, si un diseño lo requiere. Vamos a los humildes consejos que vengo a mostrarte.

1. Combina fuentes complementarias

Cuando estés eligiendo tipografías: serias, informales, lúdicas y elegantes, presta atención a los diferentes estados de ánimo o personalidades que te transmiten y no desconectes con tu propósito de diseño. He diseñado esta sencilla portada de libro, a modo de ejemplo, para que veas como estas dos fuentes aun siendo muy diferentes se complementan a la perfección y cada una habla incluso expresa sobre lo que habla. La imagen para el diseño es de  Luis Paico @ luispaico en Unplash.

 

12+7 consejos para combinar fuentes

 

2. Combina fuentes opuestas

Ya sabemos que los opuestos tienden a atraerse: a las fuentes también las ocurre esto, no sólo a nosotros los humanos. Tipografías “introvertidas” y “extrovertidas” se equilibran entre sí cuando se combinan. Por tanto, si tienes una fuente distintiva con una “personalidad fuerte”, combínala con otra más neutral y conservadora para lograr un diseño equilibrado.

Para educar tú ojo a la complementariedad de las tipografías, te recomiendo recurrir a tu intuición cuando dudes. Fíjate y mira las combinaciones en sitios web, en revistas, en letreros de las tienda o en las etiquetas de embalajes de producto, comenzarás a ver lo que funciona y lo que no termina de encajar.

 

 

 3. Ordena correctamente la jerarquía visual

Recurre a investigar cómo jerarquizan visualmente los periódicos y revistas visualmente los diferentes elementos de texto como titulares, subtítulos, cuerpo de texto y pies de fotos.

Algunas cualidades como el tamaño, el peso y el espaciado (incluido el espacio entre líneas y el interletraje, el espacio entre letras) contribuyen a cómo el ojo debe escanear la página y qué texto o elemento debe llamar la atención primero.

Piensa en qué parte quieres que vean los lectores primero o decide qué información es esencial, qué debe identificarse en un solo golpe de vista (nombre de una empresa, titular, oferta especial) y qué es menos importante. Después, pasa a elegir el estilo de fuente, el tamaño y las opciones de composición o distribución correspondientes. El elemento textual más importante es generalmente (aunque no siempre) el más grande y el más pesado.

Mira, he diseñado esta portada de revista y me he dado el capricho de ponerme yo misma en portada. Lo bueno de ser diseñadora es que puedes permitirte hacer estas cosillas, y parecer importante y todo. Lo que quiero que veas realmente, es la jerarquía entre, imagen, titulares, el grosor de los tipos y la posición en la portada.

Todo tiene su orden de lectura y sino, analiza dónde has mirado primero, dónde después, y finalmente ¿en qué lugar tu ojo a terminado de captar la información?

 

12 + 7 consejos para combinar fuentes

 

4. Considera el contexto

Responde a la pregunta ¿en qué lugar va a aparecer tu diseño? Esto te ayudará a determinar qué fuentes funcionarán para tu proyecto. El texto debe ser fácilmente legible en el tamaño que se mostrará. Por ejemplo, hay que tener en cuenta si irá en un banner de carretera, en una cartelera de cine o en la pared de una tienda y la claridad es especialmente importante para el tipo pequeño.

Cuando aplicamos texto más pequeño es una buena opción mostrarlo en mayúsculas y con una separación entre letras generosa para mejorar la legibilidad, esto funciona muy bien junto con el tamaño y estilo de fuente que hayas elegido.

Cuando lo que buscas es reflejar una determinada estética para relacionarla con una época en concreto, pongamos por caso un tema retro, entonces deberás elegir un tipo de letra que refleje ese contexto y puede ayudarte mucho ver publicaciones de esa época, cartelería de aquellos tiempos o la señalización que se utilizaba utilizada en la década de los 50s.

Otro truco para elegir las fuentes acorde con el contexto de tu diseño, es hacer coincidir las características clave de tu mensaje, con los rasgos que se perciben en el tipo de letra que estás eligiendo. La personalidad que transmite el tipo de letra, vamos.

 

 

 

5. Usar una, dos o tres fuentes…

Es posible que pueda parecer un poco drástico, pero muchos diseñadores aconsejan utilizar un máximo de dos fuentes, otros sólo una, y otros como yo, que no se encasillan en nada.

Por ejemplo, para el diseño de una revista, creo que combinando correctamente tres tipografías, incluso más, el diseño puede ser mucho más visual y comunicativo. En diseño no debe haber ninguna regla rígida. Todo depende de la finalidad de cada diseño. Analiza tu mensaje, decide tu estilo y se fiel a él. Si algo no funciona en la composición tu ojo lo apreciará de algún modo. Confía en las sensaciones que transmite una composición tipográfica y si ves que no terminas de verlo claro, opta por eliminar elementos y vete por la vía de la sencillez, a menudo suele funcionar. Puedes hacerte las siguientes preguntas para aclararte con la dirección de tu diseño:

  • ¿El efecto general del diseño es armonioso?
  • ¿Identifico algún conflicto en entre elementos?
  • ¿Se ve ordenado o desordenado?
  • ¿Qué rol o propósito tiene cada fuente que estoy aplicando?

Mira este diseño que he montado para una portada de disco inventada para mostrarte el ejemplo. Hay cuatro tipografías distintas. Es un diseño poco arriesgado y desde el punto de vista gráfico, como puedes ver en este caso en concreto, son tan parecidas que no tendría sentido poner cuatro tipografías distintas, tan similares. Pero es para que veas que no es ninguna aberración utilizar más de tres tipos. Sin embargo, ¿es útil?

Las tienes en el pie del diseño por si te gustan. La imagen es de Samuel Zeller @samuelzeller de Unplash

 

12 + 7 consejos para combinar fuentes como un diseñador

 

6. Mezclar Serifas con Sans Serifs

Combinar estos dos tipos de letra es una opción práctica. Estos dos tipos tienden a trabajar muy bien juntos, sobre todo cuando sus tamaños contrastan entre sí. Aunque hay un debate continuo sobre si las fuentes Serif o Sans-Serif son las mejores en términos de legibilidad, cuando nos enfrentamos a grandes cantidades de texto, generalmente se considera que las fuentes Serif mejoran la velocidad de lectura, en especial si están impresas, (aunque esto también depende de las características de la fuente utilizada).

Por otro lado, las fuentes Sans-Serif a menudo son preferidas para ser leídas en pantalla porque tienen formas de letras más simples y  se muestran con mayor claridad en las distintas resoluciones de pantalla.

He diseñado esta tarjeta para que veas como quedan estos dos tipos de fuentes. La imagen de fondo que he utilizado es de Lexie Barnhorn una fotógrafa que me encanta y que puedes encontrar en unsplash.com/@lexie_barnhorn

12 + 7 consejos para combinar fuentes (1)

 

Los ejemplos que vienen a continuación voy a mostrártelos con unas composiciones que he diseñado, pero con la misma imagen para que puedas ver las sutiles diferencias de modo que no te condicione la imagen y la composición. Céntrate en la tipografía (contraste, colisión y similitud).

 

7. Hacer contraste

El contraste se puede lograr de varias maneras: a través del estilo, tamaño, peso, espaciado y color, entre otros.

Por ejemplo, puedes crear un fuerte contraste mezclando una fuente gruesa y audaz con una alta y delgada, y aunque son casi completamente opuestos, funcionan bien juntos en gran parte porque son muy diferentes. Las diferencias ayudan a crear roles distintos para cada fuente, lo que les permite destacarse como piezas de información individuales.  La imagen es de Taylor Kiser@ foodfaithfit en Unplash

 

 

8. Evitar colisiones

Cuando combinamos fuentes debemos buscar el contraste no que choquen entre sí. Que dos fuentes sean diferentes no significa que automáticamente funcionarán bien juntas. Generalmente cuando dos tipografías comparten un par de cualidades, por ejemplo, que presenten proporciones similares, o las letras minúsculas tienen la misma altura (conocida como “altura x”), tienen más probabilidades de parecer armoniosas juntas, incluso si el aspecto general es diferente. Mira este ejemplo: son dos tipografías tan diferentes que… si me permites la expresión “se dan de tortas” porque chocan más que contrastan.

Tome el par de fuentes a continuación: esta podría ser una situación en la que un Serif y una fuente Sans-Serif son demasiado diferentes entre sí. La tipografía superior tiene letras muy redondeadas y bien espaciadas, mientras que la inferior tiene letras más altas y condensadas. Se añade a eso la contradicción entre Serif fino con  una estructura gruesa y uniforme, y estos dos probablemente choquen más de lo que contrastan.

Ésta no es una buena composición, bajo mi punto de vista, aunque el color puede hacernos pensar que hay contraste, lo que hay en realidad es una colisión.

 

 

9. Evita combinar fuentes demasiado similares

Cuando combinamos fuentes demasiado similares nos resulta muy complicado jerarquizar el contenido del mensaje porque las fuentes no son visualmente distinguibles entre sí. Y cualquier diferencia que se pueda discernir puede parecer más un error que una elección decidida.

Pero las fuentes no tienen que ser exactamente iguales para ser incompatibles. Los tipos de letra que son algo diferentes pero tienen pesos, proporciones y / o formas de letras comparables pueden ser lo suficientemente similares para hacer que un diseño parezca confuso e indistinto, especialmente cuando se usa en el mismo tamaño, como en el ejemplo, a pesar de que uno tiene Serifs y el otro no.

¿Cómo comprobar si dos o más fuentes son demasiado similares?

Colócalas una al lado de la otra en la pantalla, luego siéntese un poco y entrecierra los ojos. Si las fuentes se ven básicamente iguales, es una buena indicación de que tu diseño podría beneficiarse si aumentas el contraste entre las opciones de tipo.

 

2 + 7 consejos para combinar fuentes como un diseñador .

 

10. Fuentes de la misma familia, siempre es un acierto

Si quieres ir sobre seguro y ahorrar tiempo, al menos si todavía no sientes la suficiente seguridad para combinar distintas tipografías, yo apostaría por utilizar fuentes de la misma familia. Eso sí, es necesario que tengan variedad de opciones de peso (negrita, cursivas y regulares) y la altura (superior, inferior, mayúsculas).para asegurarse de tener suficiente variación para tus propósitos.

La razón por la que fuentes de una misma familia siempre funciona, es debido a que fueron creadas para funcionar juntas, por tanto acertarás mucho más si planificas cuidadosamente el contraste haciendo uso de sus estilos.

Emparejar fuentes es un verdadero arte y no hay una fórmula infalible para encontrar la combinación perfecta entre fuentes. Experimenta, guíate de tu intuición y sensaciones aun cuando sientas que estás rompiendo las reglas. Haz de investigador e intenta descubrir por qué algo no funciona y por qué sí,  y aprende de ello. Con estos tips que te muestro muy básicos puedes tener un punto de partida, y si te sirven bien, úsalos; si no, no dejes que sofoquen tu creatividad.

Para este ejemplo he utilizado una composición con la tipografía CINZEL y la imagen tan deliciosa de Alex Loup @ alexloup  en unplash

12 + 7 consejos para combinar fuentes como un diseñador

12. Color

Cuando combinamos distintas fuentes, algo que enriquece el diseño general es una acertada elección de color para la fuente. Algo que funciona muy bien es asignar un color que esté presente en la imagen que acompaña al diseño. Por ejemplo, si queremos promocionar las mejores naranjas de valencia, quizás sea un acierto en aplicar el color naranja a determinadas partes de la composición.

Cuando asignamos una paleta de colores determinada para una publicación o un diseño es muy recomendable que contemos con los colores que asignaremos a la tipografía, así como, si ésta será mayor o menor legible en función de los colores de la composición. Esta composición muestra colores que se encuentran en las zonas más oscuras de las hojas y en algunas partes de la corteza de las palmeras. La imagen tan refrescante de palmeras es de Sebastien Gabriel@ sgabriel de Unplash

 

12+7 consejos para combinar fuentes como un diseñador

 

13. Además, otros consejos
  • Asigna siempre un motivo a tus elecciones y decisiones que justifiquen tus diseños, no lo dejes sólo y exclusivamente a una cuestión de gusto, sino de finalidad y objetivo que sobre el que descansa cada diseño.
  • Utiliza transparencias y elementos que hagan contrastar la tipografía del fondo sobre el que ésta va compuesta.
  • Respeta los márgenes, espacio entre letras y líneas
  • Ten en cuenta el orden de lectura “leemos de izquierda a derecha” pero esto no significa que podamos ser rompedores con otras composiciones verticales, por ejemplo, siempre que ayuden a potenciar, sorprender y dar un sentido mayor al mensaje que queremos comunicar.
  • Utiliza palabras clave relacionadas con la atmósfera de tu diseño. Éstas te servirán para no perderte del estilo que buscas transmitir.
  • Respeta tu Branding: si te ciñes a las tipografía de tu identidad corporativa, siempre acertarás en el mensaje, estarás siendo coherente y fiel al estilo de tu marca.
  • Crea un Moodboard para tu publicación: captura aquellas tipografías, colores e imágenes que crees reflejan las palabras clave que has elegido para tu estilo gráfico.

 

Espero haberte ayudado. Ya sabes, la clave está en practicar, en observar muchos diseños y sacar tus propias conclusiones.
Puedes dejar tu opinión en la cajita de comentarios, o si te apetece, comprarte qué te resulta lo mas difícil de elegir una tipografía, qué te preocupa, o simplemente para decir hola. 😊
Nos vemos en el próximo post!

Beso grande.
Marian

Post A Comment